domingo, 14 de abril de 2013

Tartaleta de Dátiles y Almendras...

Por Venezuela, mucho movimiento electoral y expectativa con lo que sucederá mañana, pero hoy 13 de abril, yo estaba de cumpleaños y no dejaría de celebrarlo, así podría pedir mi deseo, antes de apagar las velitas...

Hicimos una comida familiar y como cosa rara, fui yo quien la hizo o la dirigió.  Por supuesto, no estuve sola, mamá siempre presente, una amiga vino a ayudar, y mis 2 sobrinos me trajeron un dulce de regalo, por lo visto no les importa mi sobrepeso, mi tía vino a estar un ratito con nosotros.

El almuerzo sencillo, Polenta con Carne Molida, Vegetales y mucha Salsa de Tomate, unas Tajadas, Ensalada de Lechuga y por supuesto un Jugo de Mandarina del árbol de mi casa, que está cargado como con Mil mandarinas, no muy dulces pero que en jugo quedan espectaculares y que lo hizo mi sobrino CA, el mayor y le quedó de rechupete. jaj...

Tartaleta con relleno y dátiles

El postre, y torta de cumpleaños, lo hizo mi sobrino JA, el más pequeño que cuenta con solo 12 años y que nunca había hecho nada de pastelería.  Sin embargo, como podrán ver en las fotos le quedó muy bien y en sabor súper.

Esta receta es de un Libro de Cocina Griega de Joanna Farrow y Jackeline Clark, que había querido hacer desde hace algunos meses.  Le sugerí a mi sobrino que leyera la receta y que fuera siguiendo las instrucciones, lo cual hizo muy bien y solo ameritó una que otra pequeña intervención de mi parte, además como queríamos repetir la hizo doble, y viendo el resultado me parece realmente que cualquiera la puede hacer y por ello la transcribiré para ustedes.

Colocando las pequeñas hojas de adorno

Tarta de Dátiles y Almendras

Ingredientes:

Receta para 6 personas

Para la Masa:

175 gr de harina (se usó todo uso)
75 gr de mantequilla (se usó margarina)
1 huevo
1 cd de agua

Para el Relleno:

100 gr de mantequilla (se usó margarina)
100 gr de azúcar en polvo (se usó granulada)
1 huevo batido
100 gr de almendras picadas (se usó fileteadas)
2 cd soperas de harina (se usó todo uso)
2 cd de agua de azahar
12 a 14 dátiles frescos, deshuesados y cortados por la mitad (se usó dátiles enteros porque estaban pequeños)
4 cd de mermelada de albaricoque

Preparación:

  1. Precaliente el horno a 200ºC, y en su interior una bandeja antiadherente.  Tamice la harina en un cuenco, añada la margarina e integre con los dedos hasta obtener una textura de pan rallado grueso.  Agregue el huevo y el agua y amase hasta homogeneizar y obtener una masa lisa y suave.
  2. Estire la masa en un mesón enharinado y coloque en un molde de 20 cm de diámetro.  Perfore la masa con un tenedor y refrigere.
  3. Como tenía azúcar granulada y no en polvo, se colocó el azúcar en la licuadora y se activó hasta obtener una textura casi de polvo.  Mezcle el azúcar la mantequilla y el huevo hasta homogeneizar y añada las almendras, la harina y 1 cd del agua de azahar, mezcle nuevamente.
  4. Rellene la base de masa con la mezcla de manera que quede bien repartida, coloque los dátiles, si los tiene cortados, colóquelos con el corte hacia abajo, si no, colóquelos con el lado más bonito hacia arriba.  Como a mi sobrino le sobró algo de masa se hizo unas pequeñas hojas que se colocaron en la parte superior como adorno.
  5. Coloque la tartaleta sobre la bandeja precalentada y preferiblemente cubierta con un papel de aluminio, por si se desborda algo del relleno, como nos pasó.  Hornee a 200ºC por intervalo de 10 a 15 min. Si hizo igual que mi sobrino el doble de la receta deje entre 20 y 25 min.
  6. Reduzca la temperatura a 180ºC y hornee de 15 a 20 min o si es el doble de la receta de 20 a 30 min, hasta que cuaje y comience a dorar.
  7. Transfiera la tarta a una rejilla deje enfriar.  Coloque a fuego bajo la mermelada de albaricoque y pásela por un colador, añada el resto del agua de azahar, rocíe la tartaleta y sirva a temperatura ambiente.  (Este paso no se realizó, estábamos tan emocionados que lo único que deseábamos era comerla... jajaa...)

Terminada y lista para hornear.

Se colocaron las velas encendidas, me cantaron el cumpleaños y la comimos caliente, acompañada de una pequeña cucharada de helado de vainilla.  Mi hermoso sobrino, demostró en su primer intento, que pudiera llegar a ser un gran pastelero.  múaaa... beso...

Y al apagar mis velitas, a que no adivinan cuál fue mi deseo... aahhh???...

Al igual que mi sobrino que aunque sintió temor al empezar a hacer algo que nunca había hecho, pero que enfrentó y logró maravillosamente su objetivo, creo que todos debemos enfrentar nuestros temores e ir a votar, por quien sienta nuestro corazón.  Este es el Momento de Decidir Quién llevará a Venezuela por el Mejor Camino.   Definitivamente hay que atreverse, hacer las cosas... y a ver que pasa...


A partir, repartir y disfrutar.

"El futuro no está en nuestras manos.  No ejercemos poder sobre él.  Sólo nos queda actuar, aquí y ahora"
Madre Teresa de Calcuta


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco su comentario, recuerde lo cortés no quita lo valiente...