miércoles, 13 de febrero de 2013

Descubriendo cosas...

Haciendo algo y a ver qué pasa... pues descubrí algunas cosas.  De repente me encontré pensando y conversando con mamá de esas cosas que uno siempre usa y que son tan útiles, pero que en esta modernidad como son de uso tan cotidiano, no les damos el verdadero valor que tienen.

Es increíble todo el trabajo que ahorra una lavadora.  Seguro la inventó un hombre, pero porque estaba cansado de escuchar a su esposa todos lo fines de semana quejarse y decir:  "¡¿Cuándo inventarán una máquina que haga este trabajo?! o por lo menos ustedes no deberían ensuciar tanta ropa, pero claro, como ese trabajo lo hago yo, no importa".  Como siempre, las mujeres o hacemos o inspiramos las mejores cosas.  Creo que es uno de los mejores inventos después de la rueda, nos alivia muchísimo trabajo;  porque nadie puede decir que lavar ropa a mano es un trabajo fácil.

También hay otros inventos que son fantásticos, el papel toillete.  Definitivamente en el mundo moderno se ha convertido en indispensable y pienso que todos aquellos que han visto en algún momento de sus vidas, una película o programa del fin del mundo, habrán pensado:  "...y si el mundo acaba como lo conocemos, ¿Qué haremos sin papel?".  Aunque aquí en Venezuela no necesitamos que se acabe el mundo para pensarlo, en realidad lo pensamos cada vez que hacemos la lista del mercado y salimos de nuestras casas con la duda de si encontraremos o no el dichoso papel en el comercio, porque aquí hasta eso ha escaseado, por no hacer una lista.  

Si tienes algún invento que te parezca genial, por favor cuéntanoslo seguro que muchos estaremos de acuerdo.  Hagamos algo... y a ver qué pasa...


Pan hecho en casa... hummm...

"Nuestros sufrimientos son caricias bondadosas de Dios, llamándonos para que nos volvamos a Él, y para hacernos reconocer que no somos nosotros los que controlamos nuestras vidas, sino que es Dios quien tiene el control, y podemos confiar plenamente en Él".
Madre Teresa de Calcuta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco su comentario, recuerde lo cortés no quita lo valiente...